lunes, 29 de agosto de 2011

La vuelta al cole... en casa

Artículo de Jorge Aguado publicado el 29 de agosto de 2011 en el Diario Vasco
(En el enlace podeis dejar vuestros comentarios al artículo)

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

La vuelta al cole... en casa
En España, cerca de 3.000 niños no acuden a la escuela y son educados en sus hogares. Los padres que optan por el 'homeschooling' alegan desconfianza hacia el sistema, creencias religiosas o convicciones personales´
29.08.11 - 02:26 -
JORGE AGUADO | MADRID.


Se acerca septiembre y con él la vuelta al cole; los padres ultiman los preparativos, uniformes, libros... Sin embargo, más de 3.000 niños en España siguen sin estar escolarizados. No por dejación de las autoridades, sino porque los padres prefieren educar a sus hijos en casa.

Una alternativa a la clásica escuela es el método 'homeschooling', una práctica de origen anglosajón, cada vez más frecuente en España, que consiste en educar a los hijos en casa. Daragh McInerney, presidente de la Asociación Libre Educación (ALE) y padre de familia, abandera esta vía formativa. «Creo que es una opción responsable y adecuada para los jóvenes, sin necesidad de adecuarse a un sistema educativo inflexible y obligatorio», alega McInerney. En su caso, decidió sacar a sus dos hijas pequeñas de la escuela, de 9 y 11 años, por motivos personales. «No quiero ver a mis hijos solo por la noche cuando vengan del cole, prefiero verles más tiempo. Además, lo intentamos y ellas no estaban contentas en la escuela», señala.

Algunos por convicción, otros por cultura o por creencias religiosas, y una gran parte por desconfianza en el sistema educativo, optan por la llamada educación libre. «El sistema está hecho por personas, y no todos están capacitados; cuando son muchos alumnos es difícil atenderlos», señala el presidente de la ALE.

Por lo general, en las familias que apuestan por la educación en casa, alguno de los progenitores procede de Gran Bretaña y Estados Unidos, donde este modelo está más implantado. Es lo que ocurrió a Paco González, asesor pedagógico de ALE, quien conoció el 'homeschooling' gracias a su mujer. «Estuve viviendo en Inglaterra y como no sabíamos cuánto tiempo íbamos a estar allí, optamos por llevar este tipo de educación». Paco, padre de dos hijas, es docente de la Open University. Como profesor es consciente de que el índice de fracaso escolar en la actualidad es bastante alto, lo que supone «un riesgo confiar toda la educación a una institución», asegura.

La educación en el hogar está basada en la filosofía de John Holt, que básicamente interpreta que el humano es un animal de aprendizaje: «Nos gusta aprender; no es necesario que se nos muestre cómo hacerlo. Lo que mata el proceso es la gente que interfiere con él o trata de regularlo». Esta ideología experimentó cierto auge en los años 80, sobre todo en EE UU, donde más de dos millones de personas llevan a cabo esta práctica.

Una alternativa que no es del agrado del Ministerio de Educación. Tanto, que la Fiscalía General del Estado insta a organismos como el Defensor del Menor a actuar contra estas conductas. «Se les puede quitar la tutela de los hijos», advierte el exdefensor del Menor de la Comunidad de Madrid y psicólogo, Javier Urra.

Estas familias se acogen a varios principios, el primero el de la Carta de Derechos de la Unión Europea, que reconoce el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones filosóficas o religiosas. Pero según Urra, está interpretación es errónea. «Los padres tienen derecho a llevar a los niños a la escuela que quieran de acuerdo a sus convicciones, pero deben escolarizarlos, es una obligación», afirma.

A decir verdad, estas familias no se ciñen únicamente a la educación en casa. Para que los menores estén igualmente preparados, deben realizar un esfuerzo adicional o acudir en algunos casos a profesionales. «Estamos abiertos a todos los recursos», señala Paco. La mayor de sus hijas tiene 20 años y estudia Periodismo en el King's College de Londres. La hija menor, de 17, está completando su secundaría particular y siguiendo la carrera de piano en el Conservatorio de Alcalá de Henares.
Daragh McInerney también reconoce haber recurrido en alguna ocasión a un profesor de matemáticas. «Normalmente dedicamos dos horas al día, pero luego hay lectura y otras actividades, no seguimos un horario como en el cole», señala el presidente de ALE.

La última sentencia del Tribunal Constitucional (2/12/2010) quitó la razón a los padres que apostaban por la educación en casa y obligó a los progenitores a llevar a sus hijos menores a la escuela. «Cada caso es distinto. No hay una ley que diga que no está permitido. Es una interpretación del juez», indica McInerney.
La asociación por la libre educación defiende este modelo, pero reconoce que hoy en día aún se encuentran algunas trabas en el camino, como es la accesibilidad a los títulos oficiales. «Tenemos una especie de penalización de dos años para sacar el titulo», indica Daragh. Sus hijas Laira y Ainara no podrán acceder al graduado escolar hasta los 18 años. «En Inglaterra la forma de acceder a los títulos es distinta, en muchos casos con una entrevista en la universidad basta», apostilla.

«La educación no solo es informar, es el contacto con los compañeros y profesionales de la educación», indica Urra, quien observa un afán proteccionista en la actitud de estos padres. «Es un gravísimo error, pero soy consciente de que lo hacen por afecto y cariño». Según señala el psicólogo, los mayores deben ser conscientes de que no son propietarios de sus hijos.

3 comentarios:

Zinnia Muñoz dijo...

Esa última frase me pone los pelos de punta... Creo que la mayoría de los padres tenemos claro que los hijos no son de nuestra "propiedad" (no son cosas, por favor), son nuestra responsabilidad (muy diferente). Lo que que me pica es que con la frasecita está dando a entender, acaso, que el Estado SI es propietario de los niños???!!!! Y si es así, con este 'principio' hasta dónde pueden llegar?? (peor de lo que ya han hecho?)

Lídia dijo...

Para mi, los títulos es secundarío pues lo que realmente es importante, es la formación educativa en si y la adquisición íntegra de conocimientos, académicos y de valores cívicos y humanos. Las personas no somos títulos, somos o deberíamos ser, ante todo, personas con valores, conocimientos y educación!

Sabrina dijo...

Alguien debería decirle al Sr. Urra que el Estado tampoco es propietario de sus ciudadanos, ni mayores, ni menores...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...