martes, 17 de julio de 2012

NO los lleves: ¿objeción a la escolarización?


El pasado viernes supimos que un juez de Alicante ha obligado a otra familia escolarizar a su hija de 10 años. Se trata de una niña sana, bien cuidada y atendida, con una buena integración social, dentro de una familia bien estructurada, y que además está  siendo educada. 
La realidad actual del sistema educativo da grima (y en la Comunidad Valenciana, donde se ha dictado esta sentencia, más si cabe), recortes y más recortes, centros sin limpiadores, llenos de basura, espacios mal habilitados, barracones prefabricados que parece que los niños estén en un campo de refugiados, sin calefacción en invierno, sin aire acondicionado en verano, con carencias en material elemental y básico como tiza o folios, con en muchos casos instalaciones deportivas en mal estado, patios sin sombra porque ni un árbol plantan a veces… Si no fuera suficiente con esto, a los profesores también les han recortado el salario, y encima les suben las ratios por aula, para que tengan que trabajar más, de forma más estresante, y por menos dinero. Y si todo esto nos parecía poco ¿qué dice el informe PISA sobre el sistema educativo español? Pues nos indica que estamos suspendidos, ya que estamos por debajo de la media de la OCDE, y con un 36%, según datos oficiales, de repetidores.  Y no nos olvidemos del fracaso escolar, que varía en función de las distintas comunidades autónomas entre el 20%  y el 40%, y que de media supera el 30% según datos oficiales, es decir que el 30% o más no se sacarán el graduado de la ESO ni aunque hayan repetido varias veces cada curso, será como si hubieran perdido años y años de su vida en esos centros.
Yo me pregunto, ¿con este panorama en qué pensaba el juez al decidir que es mejor escolarizar? Sí, la decisión de un juez siempre es respetable y hay que acatarla, pero desde luego yo no comparto lo que en este caso dicta, y me parece totalmente injusta. Se basa en una interpretación restrictiva de las leyes, basadas probablemente más en sus propios prejuicios y desconocimiento de lo que es la vida cotidiana de la niña, que en algo que sea realmente justo (o lógico).
¿De verdad va a estar mejor un niño acudiendo a clases con la que está cayendo y las condiciones penosas en que está hoy en día el sistema educativo? Encima para el curso que viene van a meter a más niños por clase…
¿A qué intereses responde realmente esto? Porque a los de la niña no, desde luego.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...