martes, 9 de junio de 2015

Idiomas rápidos.com

Estimados padres Homeschoolers,
Antes de nada nos gustaría hacerles unas preguntas:

¿Les parece que el inglés es complicado?
¿Les parece que el alemán es complicado?
¿Les parece que el tiempo y el dinero invertido en aprender inglés está justificado (para los resultados logrados)?


Quien estas líneas escribe pasó desde los 12 años (6ºEGB) hasta los 23 estudiando inglés para obtener un B2 (First Certificate). Sin embargo, pasó 14 meses para aprender alemán y acabar obteniendo un B1 (Deutsch Test für Zuwanderer), asistiendo a clase sólo los últimos 3. 

Puede decirse que el esfuerzo autodidacta rindió resultados.

¿La clave es ser más inteligente que la media? Si por inteligencia entendemos mayor velocidad de procesamiento mental, la respuesta es un rotundo NO. La clave está en la lección que aprendimos tras años y años de escuela: 

Por mucho que escribiéramos y leyéramos una frase, 
no reteníamos ni la propia frase, ni su estructura gramatical.


Dicho de forma algo más técnica, las palabras se recuerdan por memoria visual, las oraciones y estructuras gramaticales, por memoria auditiva.

Dada esta situación, tan frustrante como aceptada, ser inteligente consiste en "atreverse" a hacer las cosas de una manera diferente a la habitual... Y tener la constancia necesaria.

¿Qué significa de manera "diferente"? Ni más ni menos que seguir el orden "correcto" usando las estrategias "adecuadas". 

¿El orden "correcto"? Un idioma no es una sola habilidad, sino varias y, por si fuera poco, hay que abordarlas de formas muy distintas... ¿Cómo? dominándolas por orden de dificultad y enlazándolas por pares. La razón es sencilla, cada habilidad es la puerta a la siguiente. Si no sé ni siquiera un mínimo de vocabulario, no podré escuchar. Si no tengo el oído entrenado, no podré mantener una conversación mínimamente fluida y así sucesivamente.

¿Cuál es la más fácil? Aprender el vocabulario. En principio sólo son palabras sueltas ¿Cómo se domina? Jugando al "¿A qué te suena?". Todos lo hemos hecho, pero de forma puramente puntual, no sistemática ¿Por qué así? Aprender por repetición es algo anodino y lo anodino no deja huella en la memoria, lo sorprendente sí.


¿Qué habilidades siguen? 
  • Educar el oído ¿Cómo? Mediante dictados de dificultad progresiva ¿Por qué? Las películas y canciones son infinitamente más complicadas de lo que parece, lo que supone un obstáculo. Por otro lado, "hablar" está muy bien, pero a menos que tengamos un profesor a tiempo completo, nuestros interlocutores no corregirán nuestros fallos (bien por educación o porque no es su trabajo). Tampoco al principio se tiene nivel para "hablar" sin trabarse, lo que supone otro obstáculo. Más aún, los dictados suponen una auténtica reestructuración neuronal que abre la puerta al resto de habilidades.
  • Hablar con confianza ¿Cómo? Mediante tarjetas "flashcards" ¿Por qué? Es la mejor manerade encauzar la conversación hacia el tema que interesa por igual a ambos aprendices (el idioma, sin más) y al ser tarjetas bilingües, sabemos inmediatamente qué hemos dicho bien y qué mal.
  • Pulir la pronunciación ¿Cómo? Con un profesor ¿Por qué? A partir de aquí acaba la etapa autodidacta y empieza el aprendizaje tutorizado. Esta es la habilidad que genera más frustración de todas, pero afortunadamente no es imprescindible dominarla desde el principio. Quien esto escribe da fe de ello.
  • La escritura creativa ¿Cómo? También con un profesor ¿Por qué? Porque es la habilidad que ni siquiera los nativos dominan.

Todo esto puede resumirse en tres palabras y en este orden "aprender, entender, practicar".

Por ejemplo, en la escuela se aprende todo lo posible, se practica algo y se entiende lo que buenamente se puede. La pega está, obviamente, en que si no se entiende el lenguaje hablado, el aprendizaje se limita casi sólo al canal visual y pasamos un mal rato a la hora de practicar.

De esas cinco habilidades, un profesor sólo puede enseñarnos las tres últimas. A pronunciar bien, a hablar con naturalidad y a escribir más allá de las frases en piloto automático.

Yo y sólo yo puedo aprender el vocabulario y educar el oído; y , a menos que tenga un profesor para mí solo, yo y sólo yo debo buscarme la vida para practicar más allá del cuarto de hora de clase dedicado a ello. Son MIS tareas y cuanto antes me ocupe de ellas, mejor. Mejor para mí y mejor para mis profesores. Todos saldremos beneficiados.

Desarrollando estos principios hemos creado una plataforma www.idiomasrapidos.com

Si quien esto escribe tardó 14 meses perdiendo y volviendo a encontrar el camino "correcto" varias veces, para aprender un idioma tan distinto como el alemán, hay pocas dudas de que en 160 sesiones más algunas introductorias los futuros alumnos lograrán un nivel equivalente a un B1. Les damos la bienvenida.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...