viernes, 11 de noviembre de 2011

Carta abierta al diario El País.

Me entero horrorizado por un artículo publicado en la sección de sociedad el pasado 8 de este mes, del terrible maltrato que promueve el libro Cómo educar a tus hijos del pastor evangélico de Tennessee, Michael Pearl y que ha conducido a la muerte de varios niños en los EEUU.

Sin embargo, el artículo sorprende al relacionar los dramáticos hechos con la educación en casa o Homeschooling, generando infundadamente un clima de desconfianza y aún de alarma social sobre dicha práctica. El uso de los datos hace creer al lector que tal práctica educativa está necesariamente ligada al fundamentalismo religioso, al confinamiento y maltrato infantil, nada más lejos de la realidad de una práctica que implica a dos millones de niños en EEUU, una opción cada vez más conscientemente elegida por una gran variedad de familias en todo el mundo, precisamente por un especial celo en el bienestar y desarrollo de niños y niñas.

En primer lugar, el maltrato infantil, o terrorismo adulto doméstico, es un serio problema que según un informe de Unicef de 2003, causa la muerte de 3500 menores al año en los países ricos, la gran mayoría de ellos en EEUU, México y Portugal. Esto constituye tan sólo la punta del Iceberg de una lacra social que se estima de alrededor de 200 casos de maltrato físico por cada muerte, lo que nos acercaría a la cifra de un millón de niños que sufren agresiones en el ámbito familiar en los países desarrollados. La prensa no presta demasiada atención a una cuestión, el uso de la violencia sobre niños y niñas, que hasta hace poco estaba legitimada y legalizada, y que aún hoy sigue siendo considerada por gran parte de la sociedad aceptable y necesaria en diferentes grados: desde los partidarios del cachete y los convencidos de la zapatilla, hasta los fanáticos de la vara y el látigo, como el infame pastor de Tennesse.

Por otro lado, estudios realizados en EEUU y en España, revelan que la cuestión religiosa no es la primera motivación de quienes deciden educar al margen de la escuela convencional. El homeschooling es un movimiento plural que reúne en su seno muy diversas tendencias y estilos de vida y aprendizaje. La mayor motivación para elegir la educación en casa en España, según el estudio realizado por el profesor Carlos Cabo, dista mucho de ser la religiosa, moral o ideológica.  Los homeschoolers en España apelan a razones pedagógicas y, curiosamente de socialización, como los principales motores de su decisión. Si bien en EEUU la realidad es que los motivos religiosos son muy significativos, comparten relevancia con la preocupación por el entorno escolar y la desconfianza en la pedagogía oficial, según un informe del departamento de Educación de los EEUU de 2007. Tanto en EEUU como en Europa, los homeschoolers cubren todo el aspecto ideológico, desde los más conservadores hasta los más progresistas. Todos parecen compartir un especial interés en proporcionar a sus hijos mayor bienestar y capacidades de crecimiento que los que la escuela tradicional parece ofrecer, asumiendo para ello hasta el final su responsabilidad como padres.

Por eso, unir en el imaginario del lector estas dos realidades, es falsear ambas, convirtiendo el maltrato infantil en un hecho anecdótico que implica a fanáticos religiosos de otras latitudes - cuando es un problema extendido por todo el mundo y presente en todas las capas de la sociedad, que ocurre en la puerta de al lado y del que se hace con demasiada frecuencia oídos sordos, y al mismo tiempo desprestigiando un movimiento global y plural, que busca principalmente la libertad educativa y la convivencia en paz de la diversidad. Lamentamos profundamente que cuando se tocan estos dos temas de rara aparición en los medios, se haga para frivolizar un serio problema y criminalizar a un colectivo inocente.

atentamente,
un padre que educa en libertad para la libertad.

4 comentarios:

Silvia dijo...

Cualquier persona honesta sabe que el maltrato, el abuso, y las personas que lo fomentan es algo que siempre ha existido y existirá, y que no tiene que ver ni es potenciado en absoluto por la opción educativa en familia.

Sabemos que hay un sector que para hundir el homeschooling se apoya en cualquier escándalo que lícita y más amenudo ilícitamente asocian a la educación en familia.

En todo el mundo hay monstruos como este señor, y como este otro entrenador en la universidad de Penn State http://abcnews.go.com/US/penn-state-scandal-mother-victim-son-afraid-sandusky/story?id=14930219

Repito que en seis años he visto niños que eran abusados, violados, y maltratados por padres y familiares, y todos iban al colegio.

No os desaniméis. Es una campaña contra el homeschooling, y de todos sabemos que el periódico en cuestión recurre a lo más bajo y no informa sino que propagandiza y manipula. Y no lo consigue con el ciudadano responsable, pero por desgracia, hay muchos que se tragan estas mentiras a bocados.

Gemma Alonso dijo...

Sí, ya se sabe que esta es la línea de El País. Yo después de leer aquel artículo de Elvira Lindo en que venía a decir que todos los niños homeschoolers iban a acabar como Anthony Perkins en Psicosis, me espero cualquier cosa de esta gente. De todos modos, me parece muy bien que se escriba esta carta, aunque habrá que ver qué respuestas trae. Yo soy de las que apuesta por predicar entre personas con cierta afinidad y predisposición a empatizar y comprender. Estoy escarmentada y no doy explicaciones a las fieras, que no se las merecen ni las escuchan.

Vagabundo dijo...

También existen no pocos casos de maltrato institucional...

http://bitacoraacosoescolarbullying.blogspot.com/2011/11/maestra-de-que-recordando-hechos-no-tan.html

http://vagabundotraslalibertad.blogspot.com/2011/09/la-educacion-con-sangre-o-con-malas.html

Saludos

Silvia dijo...

Gemma, coincido contigo, me gusta lo que dices, no me habia dado cuenta pero lo practico... a los que no tienen ni un gramo de dignidad o interes en saber un poco de esto, no me molesto en perder saliva, tiempo, ni nada... estoy contigo, el articulo de Elvira Lindo no era serio sino sensacionalista y cae de plano en insultar o 'name calling', ridiculizando en vez de informar y disentir. No es porque critique, es que hay que criticar dignamente.
En esa epoca tambien habia otro individuo que antes de dar su conferencia comenzo con la misma matraca de Elvira Lindo, que si la familia era asfixiante o sospechosa, cosas que causan una polemica vacia, es llamar la atencion llegando y soltando una bomba, o insultando buscando la risa facil, el chiste socarron, y todos nos reimos para no ser excluidos de esta logica de maton de barrio.
Por ultimo, Frost dijo que la educacion era ser capaz de escuchar casi todo sin perder los nervios, o 'loosing your temper', ni tu autoestima. Me falta mucho, confieso que aun me hierve la sangre de primeras cuando leo o escucho muuuuuchas cosas, ja ja ja. Pero veo que mis intentos de mantener templanza y no perder ni la calma ni mi cabeza, son al menos nobles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...